La caída de un meteorito hace millones de años en las cumbres de la Antártida provocó un enorme cráter que fue aprovechado por los Polinesios para establecer su asentamiento. Las especiales características del meteorito provocaron que un paraje yermo y helado se convirtiera en un reducto de vida.

Hoy en día, la compañía RXTech ha descubierto el diario de un marinero muerto en la exploración de ese mismo cráter. Al parecer, el marinero viajaba en un barco en el que viajaba Charles S. Darwin, el Beagle, y en compañía de otros tripulantes se dispusieron a investigar la zona. Pero nunca regresaron…

Una lectura más profunda del diario, desveló que había emplazamientos similares en muchos otros lugares del globo, así que la compañía ha empezado a mostrar un extraño interés por esas excavaciones, entre ellas una situada en la India, lugar en el que, “casualmente” se encuentra nuestra heroína Lara Croft, buscando un objeto, el Infada, que, aunque ella no lo sabe, guarda una fuerte relación con el meteorito y con los intereses de la compañía.

Así comienza la última entrega de las aventuras de la mujer más curtida en peligrosas hazañas, Mónica Lew… digo Lara Croft, que con pistolas en mano y “body” en pecho intentará volver a hacer un gran servicio a la humanidad y de paso a su cuenta bancaria (vaya casa que tiene la “condenada”) Esta visto que esto de ser explorador/a es el empleo del futuro.